• Huesos fuertes desde el primer día

Ayuda a tu hijo a tener unos huesos fuertes. Te contamos cómo puedes conseguirlo.

Los huesos de tu pequeño se están formando. Crecen y se desarrollan durante la infancia y es importante que adquiera unos hábitos que le ayuden a fortalecerlos, basados en una buena alimentación y ejercicio físico.

 

Leche y derivados

La leche es una de las principales fuentes de calcio y uno de los alimentos estrella de los niños. Y no es porque sí: el calcio da resistencia a los huesos y los endurece. Tu pequeño necesita entre 800 y 1200 mg de calcio al día. Los conseguirá con dos o tres raciones de lácteos. Una opción es que tome un vaso de leche, un yogur y un trozo de queso.

 

Vitamina D

Para que el calcio se fije en los huesos, es imprescindible la ingesta de vitamina D. Está presente en la leche, la yema del huevo, la mantequilla o el pescado. Incorpora estos alimentos en su dieta diaria. Además, el sol también juega un papel importante en este proceso. Por eso, es tan importante que cada día juegue o pasee al aire libre.

Ejercicio físico

Los niños tienen que moverse para fortalecer sus huesos, desarrollar sus músculos, activar su circulación y prevenir el sobrepeso. Pero no es nada que no hagan de manera natural. Salir a jugar al parque o a la piscina son dos formas perfectas de conseguirlo. Más adelante, quizás le interesen algunos deportes de equipo, como el fútbol o el voleibol. No importa el formato, eso es cosa suya.

Sin embargo, tan mala es la falta de actividad física como el exceso. Competir o practicar un deporte no adecuado para su edad no será beneficioso para sus huesos.

Si te interesa que tu hijo tenga una buena alimentación, no te pierdas los artículos Lucha contra la obesidad infantil o Cómo hacer que coma bien desde pequeño.

 

 

Imagen

149127896.jpg

Imagen destacada

149127896.jpg

Imagen promocionado

149127896.jpg

POST RELACIONADOS

Más artículos
Aplicaciones móviles para mamás