• Juego de multiplicaciones
  • Diversión y aprendizaje: ¡juegos de multiplicar!

  • Huye de la leyenda negra de las mates y practica las multiplicaciones con tus peques

Aprender a multiplicar nunca ha sido una tarea fácil. Pero, por un segundo, imagina a tu peque divirtiéndose mientras aprende a multiplicar. Increíble, ¿no? Pues aunque parezca mentira la mejor forma de hacerlo es, como siempre, jugando. Somos conscientes de que aprender a multiplicar divirtiéndose es fundamental para la formación y el aprendizaje de nuestros hijos para que en el futuro no tengan problemas con esta tarea. Así que, aquí te dejamos algunos juegos para aprender las tablas de multiplicar, ahora que ya sabes cómo enseñarle a dividir.

Consejos para aprender a multiplicar jugando

Aprender las tablas de multiplicar es uno de los pilares más importantes de las matemáticas. Habitualmente es una de las tareas que más les cuesta a los niños junto con aprender a dividir. Pero, una vez más, aprender jugando nos demuestra que es posible afianzar conocimientos sin complicarnos demasiado. Así que, si te embarcas en la aventura de enseñar a tu peque a multiplicar, ármate de paciencia y constancia, pues serán tus mejores aliadas para esta misión.

Explícale para qué sirve multiplicar

Los porqués siempre son esclarecedores. Puede que a ellos les parezca un rollo al principio pero si les explicas que la multiplicación es un atajo para hacer sumas de muchas cifras o sucesivas, les facilitará mucho las cosas. Además, ¡seguro que consigues motivarlos!

No le presiones más de lo necesario

Hay que tener en cuenta que aprender bajo presión es bastante inestable y mucho menos aprender memorizando. Cada niño tiene una capacidad de aprendizaje distinta, por lo que habrá que estar totalmente seguros de su capacidad antes de comenzar a estudiar con ellos las tablas.

No empieces directamente por las tablas

Sabemos que parece contradictorio, pero si entender qué es una multiplicación es complicado, imagínate lo que puede suponer aprender un cuadro repleto de números. Arrancar con las multiplicaciones más sencillas, como el 2×2, 2×3… puede ser lo más adecuado para luego saltar a las más amplias. Y si ya reemplazáis el signo “x” por la palabra “veces”, comprenderá rápidamente que en realidad “2×3” es “dos veces tres”.

La práctica hace el poder

Muchas veces los peques necesitan un refuerzo extra en esta cuestión. Por ello, debéis invertir una parte de vuestro preciado tiempo en practicar un poco en casa todos los días para que se quede con el método.

Piensa de forma alternativa

Busca otra perspectiva. Una buena forma de hacerlo es usar las tablas rusas o pitagóricas para pensar desde otro ángulo. A través de ellas queda totalmente evidenciada la propiedad conmutativa de la multiplicación (2×4 es igual que 4×2). Con este instrumento los niños y niñas serán conscientes de sus errores y porqués.

Aprender con canciones y juegos

Existen muchas líneas didácticas para aprender las tablas de multiplicar, como canciones, juegos e incluso cuentos. De esta forma lo comprenderán mejor y aprenderán sin darse cuenta.

Juegos para aprender a multiplicar

Divertirse y aprender a multiplicar no es incompatible, de hecho, está demostrado que los niños y niñas asimilan mucho mejor los conceptos de esta forma. Aquí te dejamos algunos juegos para que a tu peque no se le haga bola el aprender a multiplicar.

1. Cómo multiplicar con Lego

Con este juego aprenderán a hacer el proceso inverso a la multiplicación. Es decir, se da un resultado y a través de él se descubre qué números se multiplican para dar ese resultado. Para hacerlo se necesitan piezas de 1*1 de de diferentes colores y piezas de 1* otra dimensión en un solo color. Las piezas de 1*1 representan chuches. El juego consiste en construir cajas rectangulares o cuadradas con las piezas de un solo color. Se trata de indicar a los niños y niñas la cantidad de chuches que tienen que guardar y que ellos construyan la caja.

2. Carrera de rectángulo

Es perfecto para aprender multiplicando. Es un juego transportable, además de barato: solo hace falta un trozo de papel, dos lápices y dos dados. Después de tirar los dados el jugador debe dibujar en el papel cuadriculado un rectángulo que tenga de dimensiones los valores que ha obtenido en los dados. A continuación le toca al otro jugador. El ganador es el que haya conseguido más rectángulos cuando ya no queda espacio en el tablero.

3. El misterioso jarrón multiplicador

Leer libros también puede ser una buena forma de aprender a multiplicar. A través del libro Misterioso multiplicador podréis ir descubriendo propiedades matemáticas y realizando multiplicaciones sencillas que gradualmente irán aumentando su dificultad.

Cómo se aprenden las tablas multiplicar jugando

Aprender las tablas de multiplicar jugando  es ideal para aprender a calcular las multiplicaciones de otras que son más sencillas. Ya verás como a través de la manipulación y visualización de las sumas y restas aprenderán de forma más fácil.

El juego de “Cierra la caja”

Este juego consiste en tirar los dados, se multiplican los número obtenidos y luego se descompone el resultado en factores. También se pueden combinar las descomposiciones con sumas y que cada uno escoja en cada momento cuál es la mejor opción. Puedes comprobarlo ya hecho o hacer vuestra propia versión con una caja y goma eva.

Juegos online

Si lo suyo es la pantalla del ordenador, existen también plataformas a través de las que se aprende a multiplicar jugando. Como, por ejemplo, Mundo Primaria. Esta web, además de incluir juegos sobre refranes, dibujos y canciones, contiene ejercicios muy divertidos para aprender a multiplicar.

Torres de multiplicar

Además de practicar las tablas de multiplicar, se puede jugar por equipos y hacer una de esta una experiencia mucho más divertida. Alguien dice una multiplicación y los equipos que sepan el resultado deben poner un ladrillo con el resultado.

Cómo multiplicar con regletas

Supone una ayuda visual enorme de cara a aprender sobre la multiplicación. Cuando sumamos con regletas se usa un modelo lineal, una detrás de la otra como si fuesen un tren. Pero en el caso de la multiplicación hay que construir un modelo bidimensional con dos factores “a” x “b”. El resultado será el cálculo del área del rectángulo formado por a y b. Si multiplicamos tres factores se construye un modelo tridimensional y así sucesivamente.

¿Se te ocurre algún otro juego o truco para aprender a multiplicar que no hayamos mencionado en el post? ¡Cuéntanoslo!

POST RELACIONADOS

Más artículos
Camping with the kids