• Ir a comer fuera con niños

¿Ir con tus hijos a comer a un restaurante es demasiado complicado? Aquí tienes algunos consejos.

¿Prefieres no salir a comer fuera con tus hijos porque acaba siendo un infierno? No te dejan comer, no paran quietos y tenéis que iros antes de la cuenta. Suele pasar. Cada día es diferente y no siempre puedes controlar su comportamiento. De todos modos, hay algunos factores que sí que debes tener en cuenta y que pueden ayudarte en estas situaciones.

– No dejes de hacerlo, aunque te resulte difícil. Comer fuera también es un aprendizaje. No vas a mantenerlo en casa hasta los 20 años sólo porque te incomode salir con él a comer, ¿no? Al cabo de unas cuantas veces, se irá acostumbrado e irá cogiendo conciencia de que debe seguir unas normas. Explícaselo bien.

– Quieres que tu pequeño se adapte a ti, pero ¿Ya tratas de adaptarte tú a sus necesidades? Intenta respetar sus horarios, en la medida de lo posible. Si le haces esperar demasiado, su irritabilidad aumentará.

– Llévate siempre juegos: cuentos, muñecos, etcétera para que pueda estar entretenido mientras y después de comer. Seguramente no aguantará dos horas sentado sin moverse, pero tener recursos de este tipo te hará la velada más llevadera.

– Pide platos que creas que le pueden gustar y déjale probar también de lo tuyo. La curiosidad es buena.

– Escoge restaurantes “family welcome”, es decir, adaptados para recibir familias con niños. Ten en cuenta algunas cuestiones prácticas, como la disponibilidad de tronas, el espacio entre mesas o incluso si tienen un rincón infantil con juegos. ¡Te irá muy bien!

¿Te ha gustado este artículo? Dale un vistazo también a Las causas más comunes de las rabietas y Cambios de actitud: Por qué tu hijo ya no quiere ir al cole. ¡Quizás te interesen!

Imagen

509828583.jpg

Imagen destacada

509828583.jpg

Imagen promocionado

509828583.jpg

POST RELACIONADOS

Más artículos
Remedios contra el resfriado